Filósofos y psiconanistas

Repasando la historia de la filosofía presocrática en audio durante mis frecuentes viajes de cinco o seis horas, me ha llamado poderosamente la atención la profunda ignorancia que padecen los mal llamados filósofos, especialmente los aparentemente más dotados, o al menos los poseedores de más cantidad de información, a la sazón generadores y —sobre todo— repetidores de pensamientos aberrantes derivados de perjuicios tan insostenibles que sucumbirían a la lógica de un adolescente capaz de terminar un curso por año académico.

Sigue leyendo «Filósofos y psiconanistas»

(Zac y) Dios: la Santísima Trinidad.

Comprender el Misterio de la Santísima Trinidad es algo complicado, pero no tanto si uno es capaz de pensar con un mínimo de lógica. El único sesgo en que vamos a incurrir conscientemente es el de confirmación, porque tomamos el Misterio tal como está descrito en la Religión Universal e intentamos ver su desarrollo lógico, pero la argumentación trata de ser estrictamente lógica. Es decir, no vamos a intentar desmontar el Misterio, sino confirmarlo (para intentar desmontarlo ya están otros; de modo que si desmontarlo es lo que buscas, este artículo no es para ti). Y es muchísimo más fácil de ver claramente si utilizamos los ejemplos actuales que nos regalan las ciencias físicas y la tecnología, de los que se carecía hace unas pocas décadas, aunque podemos rastrearlo en el famoso deus ex machina desde hace miles de años.

Vamos a ver si conseguimos explicarlo facilito:

Sigue leyendo «(Zac y) Dios: la Santísima Trinidad.»

La pirámide de animaslow

Todos conocemos la Pirámide de (ani)Maslow. Esta teoría de la jerarquía de las necesidades humanas es ya un dogma de fe asumido por toda la humanidad, desde las instancias académicas hasta los más abyectos programas televisivos y series, y paradójicamente sin distinción de credo, de norte a sur y de este a oeste.

Sin distinción de credo si no caemos en la cuenta, luego comprendemos y después aceptamos, que ya no vivimos en la Era Cristiana, ni en la Luterana que la sustituyó por la fuerza de la propaganda negrolegendaria, la división, los atentados de falsa bandera y las armas, todo convenientemente regado con el capital procedente de eras anteriores, sino en su hija predilecta y digna heredera: la Era Cientifista. Una época en la que se rinde culto a la probeta y el colisionador de hadrones como grandes tótem a los que adorar obligatoriamente bajo pena de excomunión/cancelación en las —aún sin atisbo de rubor loadas— democracias occidentales, en los torcidos estados de derecho.

Pero volvamos al título de esta entrada, porque seguramente todavía te estarás preguntando por qué he deformado el apellido del postulador de esta teoría, el psicólogo y judío Abraham Maslow, meritorio heredero de su correligionario, el inefable Segismundo Alegre (traduce, traduce) padre de uno de los mayores licuacerebros que ha conocido la humanidad desde la invención de la perversa psicología: el psicoanálisis; y honroso predecesor del no menos infando camarada Daniel Golem-an (busca, busca), padre de la golemizadora Inteligencia (m)Emocional. ¿Casual o causal? ¿Los nombres y apellidos imprimen carácter?

La Teoría del Origen de la Evolución, originalmente Historia Natural de José de Acosta y luego deformada y popularizada por el frustrado sacerdote devenido en apóstol de la Era Luterana Carlos Darwin, muestra cómo, a partir de una misma Fuente Primordial, se desarrolla toda vida en el universo, desde lo más simple hasta lo más complejo, desde la vida mineral hasta la humana. Y ese, la humanidad, es justo el problema.

Los perros y los simios

¿Tienes o has tenido perro? Los perros son unos animales asombrosos. Si se les trata como a personas, terminan desarrollando muchos comportamientos humanos, tantos como su anatomía les permite (no pueden comer con cubiertos, pero les gustaría), como si les satisficiera ser como nosotros. Pueden matarnos a dentelladas, pero eligen estar con nosotros, someterse a nosotros, vivir como nosotros, incluso aunque se les maltrate.

Por esas razones los perros son la perfecta definición de inteligencia: eligen, de entre todas las que disponen, la mejor opción para ellos, la opción que les aparta de su género animal y les eleva al humano. Curiosamente, los simios, con los que evolutivamente parece que somos más cercanos, no eligen la misma opción que los perros, prefieren seguir siendo animales, y aunque también desarrollan comportamientos humanos (los loros parlantes también) no deben ser adoptados como mascotas —como advierte hasta la primatóloga (o primatófila) Jane Goodall— por el peligro que representan para los humanos.

Los gatos también eligen vivir con los humanos, pero a diferencia de los canes, no desarrollan comportamientos humanos a no ser que se les entrene específicamente; si no se les adiestra, siguen siendo gatos con los comportamientos típicos de gatos, desplegando una inquebrantable moral felina. El perro imita al humano, busca acender hacia su referente, el gato no.

La Pirámide de AniMaslow

De J. Finkelstein, traducido por Mikel Salazar González ¡¡¡????. – Basado en File:Maslow’s hierarchy of needs.svg, de J. Finkelstein, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=2696674

La aberrante pirámide de necesidades humanas postulada por el sociópata (busca, busca) aniMaslow es al humano como devolver al medio natural al perro, reconvertirle en canis lupus, o como mantenerle toda su vida alimentado pero atado a una caseta con una cadena. Una teoría que implica necesariamente condenar al ser humano a no evolucionar, igual que mantener al perro como animal sometido, esclavizado, imposibilitado de ejercer su libertad para elegir ascender (no hay otra, pero de esto hablaremos en otra entrada para no extendernos).

Decía Chesterton que lo malo de no creer en Dios (el Dios que describe la universal teología cristiana) no es que uno no crea en nada, sino que se cree cualquier cosa. Y —añado yo— especialmente que uno mismo es dios y por lo tanto puede imponer sus caprichosos desvaríos a los demás. Por estas razones he rebautizado su abyecta teoría como Pirámide de AniMaslow, porque como humano deriva de humus, de tierra, de terrenal, aniMaslow —igual que sus correligionarios— impone un techo al ser humano, le impide ejercer su libertad para ascender hacia su nivel superior, El Nivel Superior con mayúsculas, le impide ser libre, le condena a la animalidad.

Una jerarquía de las necesidades humanas que no contemple el nivel de la divinidad por encima, la referencia de perfección inalcanzable, la Nostalgia del Absoluto steineriana, condena al ser humano al lamentable estado mental en el que se encuentra hoy en día en este estercolero moral que llamamos Occidente, porque le sustrae su referente superior, el más elevado, lo que inexorablemente le encadena a la animalidad.

¿Cui prodest? A buen entendedor, pocas palabras bastan.

Wolfram contra la neurociencia

¿Que puede decirse cuando un hombre descubre la Teoría del Todo? ¿Cómo puede calificarse semejante descubrimiento, si finalmente fuese cierta su hipótesis?

Enredados como estamos en la pomposamente denominada Tercera Revolución Industrial del IoT (Internet de las Cosas), parece que no existe nada de mayor importancia hasta que en un discreto día en medio de la pandemia por el Covid-19 surge la bomba que atrae la atención y moviliza a todos los físicos del mundo, la mayoría —como suele ser habitual— rechazando vehementemente la quizá revolucionaria propuesta que puede poner la historia humana patas arriba.

El genio Stephen Wolfram, que escribió su primer artículo científico con 16 años y terminó su doctorado en física con 20, puede haber descubierto la clave para saber cómo funciona todo en el mundo, desde el origen del universo, los agujeros negros, la materia oscura… y hasta la mente humana. Todo.

Sigue leyendo «Wolfram contra la neurociencia»

La ausencia de refuerzos en la vida adulta

Cuando somos niños, cualquier pequeño avance provoca una fiesta. Decir papá o mamá por primera vez suele ser seguido por un estallido de alegría —habitualmente demostrativo del paupérrimo nivel de madurez del padre o la madre, contendiendo por el privilegio de ser el primer nombrado, como infantil refuerzo por ser el preferido, ¿a quién quieres más, a papá o a mamá?, en lugar de alborozo por el logro de la criatura— similar a otros muchos que experimentamos durante la niñez.

La niñez, un largo periodo de la vida en el que abunda el jolgorio, la alegría, en el que no hay exámenes, apenas responsabilidades, nos dan de comer, nos lavan, nos cuidan, nos miman… como si cada uno fuésemos los reyes del mundo.

La niñez, aproximadamente hasta los seis años, es la etapa de la vida en la que se estructura la red principal de carreteras neuronales en el orbe cerebral de cada uno. La consecuencia de esta circunstancia es que, dado que es la época en la que más refuerzos aditivos —te doy lo que quieres— recibimos, también se estructura su necesidad constante para sostener el esfuerzo que conlleva alcanzar las diferentes perfecciones propias de un adulto modelo de pensamiento y acción, desde saber leer, a la teología.

Sigue leyendo «La ausencia de refuerzos en la vida adulta»

Cambiar comillas inglesas por comillas españolas en Word

(Hoy voy a hacer una excepción escribiendo sobre algo inhabitual). Una de las recomendaciones de la Real Academia Española de la Lengua que más me ha costado seguir, no por discrepancia sino por dificultad, es la de sustituir las comillas inglesas «—«, esas que ya incluso hemos mimetizado en nuestros gestos, por nuestras comillas españolas «» escribiendo en el ordenador. Pero ya he encontrado la forma de hacerlo, y es mucho más fácil de lo que imaginaba. ¡Chupao!

« »

Sigue leyendo «Cambiar comillas inglesas por comillas españolas en Word»

Muerto el Brain Training, ¿quién dominará el sector?

¿Te acuerdas del Brain Training de Nintendo? ¡Qué recuerdos! Ya está casi olvidado, ¿verdad?

El Brain Training fue un gran intento de dominar uno de los más grandes segmentos del mercado: el de la mejora de las condiciones de vida a través del entrenamiento del cerebro. Neurotecnología aplicada a la mejora del rendimiento del cerebro humano.

Era una idea prometedora, sin embargo, el invento del Dr. Kawashima y su ejército de clones surgidos a su estela fracasaron estrepitosamente cuando todo parecía garantizar el nacimiento de un enorme mercado y un dominio claro de la compañía japonesa. ¿Cuál fue el motivo del fracaso? ¿Un mal diseño de las estrategias de marketing? ¿Deficiente gestión? ¿Insuficiente financiación?

Sigue leyendo «Muerto el Brain Training, ¿quién dominará el sector?»

La salud en la Ley de Información No Financiera

¿Qué puede hacer una empresa responsable preocupada por la salud de sus trabajadores para cumplir con la Ley de Información No Financiera?
¿Han generado consecuencias positivas las inversiones en salud psíquica?

Cualquier persona civilizada está comprometida con la mejora de las condiciones de vida de los demás, aunque en ocasiones las buenas intenciones acarreen consecuencias negativas. Marcamos la casilla de la Iglesia Católica y la de fines sociales en la declaración del IRPF, damos limosna a quien nos la pide honestamente, compramos boletos de viajes de fin de estudios a los niños, ayudamos a los próximos en momentos difíciles…

Pero en ocasiones nuestras buenas intenciones generan consecuencias netamente contraproducentes, porque no promueven el bienestar de quien recibe la ayuda, sino que benefician a mafias dedicadas a la explotación de personas sin recursos…

Igual que las personas civilizadas, desde hace décadas, los bienintencionados directivos de empresas de todos los tamaños, y especialmente los de RRHH, han estado destinando parte de sus recursos financieros a adquirir servicios destinados a mejorar la salud física y psíquica de sus trabajadores, en un esfuerzo por ir más allá del mero intercambio de salario por trabajo.

¿Han generado consecuencias positivas las inversiones en salud psíquica? Según este estudio, parece que no. Entre el 50 y el 60% del absentismo laboral se debe a consecuencias del estrés.

Entonces, si la buena intención no ha beneficiado a los integrantes de nuestras plantillas, cabría preguntarse, ¿qui prodest?

Los asistentes virtuales son extremadamente estúpidos

 

El investigador del MIT Boris Katz lleva cuatro décadas enseñando a las máquinas habilidades lingüísticas. Aunque está orgulloso en parte de que llevemos asistentes virtuales en los bolsillos, también cree que están muy lejos de ser inteligentes. A su juicio, la IA aún tiene que aprender cómo entendemos el mundo.

Siri, Alexa, Google Home: la tecnología que analiza el lenguaje está abriendo su camino cada vez más en la vida cotidiana.

Al científico investigador principal del MIT Boris Katz eso no le impresiona tanto. Durante los últimos 40 años, Katz contribuyó de manera fundamental a dotar de capacidades lingüísticas a las máquinas. En la década de 1980, desarrolló START, un sistema capaz de responder a las consultas expresadas de forma natural. Las ideas utilizadas en START ayudaron a Watson de IBM a ganar en el concurso estadounidense Jeopardy! y sentaron las bases de los sirvientes artificiales que hablan hoy en día.

Pero a Katz le preocupa ahora que este campo se base en las ideas de hace décadas y que estas ideas no nos proporcionarán máquinas con inteligencia real. Me reuní con él para hablar sobre los límites actuales de los asistentes de inteligencia artificial y para escuchar su opinión sobre hacia dónde dirigir la investigación para que alguna vez lleguen a ser más inteligentes.

 

Seguir leyendo

 

.

Google Duplex no da nada de miedo

Resultado de imagen de google duplex

 

En estos días se ha desvelado el último logro de Alphabet en el terreno de la supuesta Inteligencia Artificial; pero además de incontenidas expresiones de admiración y miles de expertos alabando a los californianos, en esta ocasión también ha suscitado miedo, o eso es lo que tocaba decir para intentar que aquello no pareciera una versión muy avanzada del —«Para hablar con el departamento de atención al cliente pulse o diga uno»

Sigue leyendo «Google Duplex no da nada de miedo»